Bievenidos y Bienvenidas a Construir!!



Somos un grupo de mujeres y hombres cristianos católicos. Animados por la fe, queremos compartir la experiencia del Evangelio encarnado en Jesús, que es capaz de transformar nuestras relaciones, nuestra vida cotidiana y nuestra sociedad. Es desde esta convicción que escribimos esta Carta.


martes, 22 de marzo de 2011

Carta abierta de laicos y laicas de la Iglesia

Somos un grupo de mujeres y hombres cristianos católicos. Animados por la fe, queremos compartir la experiencia del Evangelio encarnado en Jesús, que es capaz de transformar nuestras relaciones, nuestra vida cotidiana y nuestra sociedad. Es desde esta convicción que escribimos esta Carta.
Como laicas y laicos, insertos en contextos sociales, culturales y laborales diversos, sentimos la necesidad de expresar públicamente nuestra opinión e invitar al diálogo. Desde esta diversidad es que hemos escogido algunos temas que creemos son más relevantes para reflexionar y compartir. La elección de estos no pretende acotar la discusión sino más bien iniciarla, para luego avanzar y profundizar.
Al mirar el país y nuestra iglesia nos desafían especialmente:
1.        Las múltiples fracturas sociales que sufre nuestra sociedad. Ellas son una herida abierta que afecta la esencia de nuestra identidad. Existen diversas formas de exclusión que alimentamos todos los días, con políticas de Estado ineficaces y con estilos de vida centrados en el propio bienestar. Nos desafía la profunda estratificación y desigualdad de nuestras ciudades, creemos que el mercado por sí solo no es capaz de generar una convivencia que asegure el acceso justo a las oportunidades, con lo que margina a miles de familias en Chile. Nos duele la poca conciencia y la falta de voluntad pública y privada en los procesos de justicia y equidad.
2.       La desigualdad de nuestro sistema educativo y el poco diálogo respecto al rol de la educación y sobre qué entendemos por calidad educativa. A través de nuestras escuelas debiésemos asegurar el máximo desarrollo integral de las potencialidades de todas las personas. Luchamos por una educación donde la calidad y la equidad sean inseparables, que sea un medio estratégico para el cambio social. Jesús nos invita a la construcción, entre todos y todas, de una sociedad que no sepa de diferencias de clase social  y esto debe concretarse en una escuela.
3.       La necesidad de comprender el valor de nuestra diversidad, en consonancia con Dios que es Uno y Trino. A los pueblos originarios, con quienes compartimos tierra y tiempo en la historia, les pedimos perdón por tantos años de tan ligera y efímera preocupación, de indiferencia y abuso reiterado. Quisiéramos encontrar en conjunto caminos de reconocimiento de derechos colectivos y de aportar a la cultura desde un intercambio enriquecedor y continuo.
4.      La realidad de los inmigrantes en nuestro país. Quisiéramos que sintieran esta tierra como su tierra y a sus habitantes, como sus hermanos. Que juntos, chilenos y extranjeros, trabajemos para lograr una sociedad más justa y humana. Queremos expresar nuestra vergüenza social por todas las veces que se han sentido rechazados o discriminados por su origen o procedencia. Como sociedad, y tras doscientos años de independencia, no hemos sabido entender ni encarnar con coherencia lo positivo de la interculturalidad. Somos un país joven, tenemos mucho que aprender en este sentido y, para este desafío, contamos con ustedes.
5.       El trato que damos a quienes han cometido delito y las condiciones de vida de quienes se encuentran en las cárceles. Creemos firmemente que el problema no es sólo de algunos sino que nos atañe a todos quienes convivimos en sociedad. Las desigualdades sociales y la brecha económica se agudizan entre nosotros y nos hacen cada vez más difícil reconocer en el otro a una persona, un hermano, y no un enemigo. Nos sentimos invitados a transformar nuestras estructuras, haciéndolas más humanas, inclusivas y justas. Queremos encarnar el Evangelio acompañando a quienes se encuentran en las cárceles. Y también demandamos para ellos condiciones de vida dignas que respeten sus derechos humanos. Nos hace falta creer en la rehabilitación y trabajar por ella, buscando especialmente la reinserción social de quienes delinquieron siendo jóvenes.
6.      Ciertos aspectos de la actual organización eclesial, sobre todo los referidos al manejo del poder. Nos avergüenzan pues permiten y protegen abusos de diverso tipo (por ejemplo: de conciencia y de carácter sexual). Vemos urgente la necesidad de renovarla. Nos duele en especial el sufrimiento de aquellas personas que han sido víctimas de abusos sexuales por parte de miembros de la jerarquía de la Iglesia. Quisiéramos dar pasos hacia un proceso de mayor participación y transparencia eclesial que permita prevenir futuros abusos y reparar el daño causado.
7.       La situación de exclusión que muchos sienten dentro de la Iglesia. Sabemos de la confusión de directrices y criterios pastorales en muchas de nuestras parroquias y comunidades respecto de quienes se han divorciado. Esto dificulta aún más el sentido de pertenencia y las posibilidades de construir comunidad.  Conocemos el dolor que conlleva el divorcio. En ningún caso es motivo para ser marginado, todo lo contrario: es lugar y momento para ser acompañado fraternalmente. Reciban nuestra palabra de solidaridad y, desde nuestra vulnerabilidad compartida, los animamos a construir juntos una Iglesia más acogedora y consciente de la propia fragilidad.
8.      La falta de aceptación y tolerancia hacia distintas maneras de ser, sentir y hacer. Esto nos ha hecho parte de una historia de exclusión y rechazo hacia quienes consideramos “distintos”. Nuestras hermanas y hermanos homosexuales lo han pasado especialmente mal con esto. Muchas veces nuestros pastores hacen declaraciones que no representan el sentir de toda la Iglesia. Declaraciones que consideramos -a lo menos- poco afortunadas. A ellas se suman las de hombres y mujeres laicos hechas sin considerar el dolor que provocan sus palabras y actitudes. Caemos en ofensas que agravan las dificultades para desenvolverse en nuestra sociedad y el prejuicio con el que otros les ven. Quisiéramos iniciar un proceso de acercamiento y abrir un diálogo sobre sus deseos y peticiones.
9.      El distanciamiento respecto a quienes profesan otras creencias religiosas: judíos, cristianos evangélicos pentecostales, luteranos, musulmanes, protestantes, budistas, etc. Y también con quienes se declaran ateos o agnósticos. Es necesario profundizar el diálogo y la acogida mutua, con más cariño y apertura -sin excluir a nadie- para construir juntos una sociedad en la que todos nos sintamos cómodos, representados de alguna forma y donde nadie se imponga mediante el poder o la fuerza.
Como laicos hemos vivido distintos modos de ser Iglesia, algunos lamentablemente centrados en el poder autoritario, el miedo y la culpa. Sin embargo, también hemos tenido la fortuna de experimentar la pertenencia a una Iglesia en camino de aprendizaje y renovación, que no teme ni recrimina las diversas búsquedas espirituales, de trascendencia y autoconocimiento que son propias del ser humano y que se dan dentro y fuera de ella. Esto nos anima a ser Iglesia con otros, desde la libertad y agradeciendo ser hijos e hijas amados por Dios.
Queremos compartir con ustedes qué significa para nosotros ser Iglesia, extendiendo una invitación a todo hombre y mujer que se identifique con esta Carta para que haga propias estas palabras.
Buscamos:
1.        Vivir la vocación laical, por medio del seguimiento de Cristo, aceptando su invitación a vivir y construir el Reino de Dios en la tierra y llamando a otros a hacerse parte. No hay alegría más grande que descubrir la persona de Jesucristo y la constante novedad de su mensaje. El Evangelio nos interpela, es una buena noticia en la vida de cada uno y de cada una.
2.       La gratuidad como camino de entrega a los demás y las bienaventuranzas como criterios de vida. Creemos que al ser honestos receptores de lo que el Evangelio propone nos transformamos en medios para transmitir la buena nueva que Jesús trajo al mundo. Creemos en una fe adulta, que no teme cuestionarse y llenarse de preguntas para responderlas con cariño y paciencia.
3.       Que el Evangelio sea el camino para construir una sociedad como Cristo la soñó y nosotros la queremos: justa, cariñosa, participativa y sustentable; no imponiéndola, sino deseándola y trabajando por ella. Es por eso que apostamos por políticas públicas y estilos de vida que promuevan la integración de nuestros barrios y de los espacios públicos y que velen por condiciones de vida dignas para todos.
4.      Gozar de lo comunitario. En la comunidad habita el espíritu de Cristo y se forja el Reino de Dios. Promovemos relaciones humanas comunitarias, espacios donde hacernos vulnerables sin miedo y donde poder compartir la vida, crecer con otros y construir un mundo más humano. La creación no ocurrió una sola vez hace miles de años, la creación es responsabilidad de todos y nos pertenece a todos. Tenemos el deber de crear lo mejor, lo más bello, lo más justo y lo más solidario. Esta creación debe tener un sello comunitario y una escala humana. Se lo merecen quienes vendrán luego.
5.       Acompañar a quienes sufren es una prioridad de nuestra misión. Desde el dolor experimentado por Cristo en la incomprensión, la persecución, la pobreza y la exclusión del sistema religioso y social en el que vivió es que podemos transmitir entendimiento y esperanza, porque creemos que la resurrección tiene la última palabra.
6.      Luchar con mayor fuerza y determinación contra las causas de la exclusión y el dolor. Los que sufren por causa de otros no pueden seguir esperando.Como Iglesia debemos proponer formas de cambio y desarrollo social y, al mismo tiempo, estar atentos a denunciar toda forma de exclusión.
7.       Agradecer la sexualidad, que es un regalo de Dios, y vivirla con madurez y discernimiento. Cada pareja -para disfrutar su vida sexual- debe poder usar la libertad y el amor como criterios para decidir. Agradecemos a la ciencia por proporcionarnos métodos que nos permiten manifestarnos el amor de manera más libre y responsable.
8.      Hacer de la familia un lugar privilegiado para el crecimiento en la fe y la vivencia del amor, en particular hacia los más vulnerables. Creemos en la familia, en las diferentes formas que pueda tomar, como un espacio donde somos desafiados a vivir la gratuidad y la generosidad y donde nos hacemos más humanos.
9.      Una Iglesia acogedora, que invite a todos y todas a renovarla. Una Iglesia participativa, desde las bases, que se construye en todos los lugares, trasciende el templo y cruza fronteras. Una Iglesia jerárquica menos monárquica y más democrática, con mayor participación laical.
10.    Una Iglesia con un mayor protagonismo de las mujeres en la toma de decisiones estructurales, en las directrices pastorales, en los pronunciamientos públicos y en su conducción. Creemos que en estos aspectos se ha perdido y ocultado la mirada femenina y su riqueza, aún cuando todos hemos sido testigos de la presencia fiel de muchas mujeres que han tenido un protagonismo silente. Sin embargo, han sido ellas las que han sostenido, alimentado y fortalecido las comunidades eclesiales por medio del testimonio, la catequesis, el liderazgo en los consejos parroquiales y las acciones apostólicas.
Experimentamos la dicha de ser cristianos y cristianas y la alegría de transmitir esa dicha. Acogemos la invitación que Jesús nos hace a seguirlo gratuitamente y a entregarnos a los demás para encontrar la felicidad. Profesamos un “optimismo insatisfecho”: optimismo porque creemos en el ser humano, así como Jesús creyó en el Hombre y la Mujer y en sus posibilidades de transformación, pero insatisfecho porque hay muchos entre nosotros y nosotras que sufren injusticias y viven con dolor.
Esperamos que esta Carta sea bien acogida. Nos mueve la esperanza de abrir espacios de diálogo para construir una sociedad más humana y para renovar la invitación a ser iglesia, desde el profundo amor que sentimos por ella.
Redactada en Santiago de Chile, marzo de 2011.

Si quieren adherir puedes visitar nuestro sitio web www.iglesiaentretodos.org y adherir desdee ahí. Invitamos a firmar esta carta a hombres y mujeres, laicos, laicas, religiosos, religiosas, sacerdotes y todo quien quiera sumarse a abrir espacios de diálogo y a aporta en la re construcción de nuestra iglesia.

También puedes escribirnos a iglesiaentretodos@gmail.com.

Adrián Aquiles González
Adriana Oyarzún
Agustín Searle Vial
Alberto Alemparte Greene
Alberto Larraín Salas
Alberto Santibáñez Uribe
Alejandra Balladares Cruz
Alejandra Barros Reyes
Alejandra Beatriz Lagos Moreno
Alejandra Cáceres Contreras
Alejandra Marchant
Alejandra Paz Rasse Figueroa
Alejandra Ramos Vizcarra
Alejandro Medina
Alejandro Reyes Vergara
Alejandro Sáez Iglesias
Alessandra Soto Marió
Alfonsina Almandoz Calcagno
Alfonso Cano Valencia
Alvaro Acevedo Rojas
Alvaro Acevedo Rojas
Alvaro Ariel Cancino Galerce
Álvaro Gutiérrez Corvalán
Álvaro Roselló Reyes
Alvaro Salin Granger
Ana María Correa Alliende
Ana María Fernández Ureta
Ana María Maturana Fuentealba
Ana María Stuven
Ana Vall-llossera Moll de Alba
Ana Vásquez Ponzone
Andrea Ampuero Olivares
Andrea Cox García
Andrea Espinoza Morales
Andrea Jarry Garay
Andrea Lorena Rojas Besoain
Andrea Ortega Esquivel
Andrea Urbina Julio
Andrea Valenzuela Lecaros
Andrea Venegas Garrido
Andrés Aylwin Azócar
Andrés Flores Cano
Andrés Jouannet Valderrama
Andrés Manen Núñez
Andrés Millar Deuma
Andrés Opazo Bernales
Andrés Silva Cisternas
Ángel Beltrán Aparicio
Angel Beltrán Irureta
Angel Igualada Ballesteros
Angela Campos
Ángela Guajardo Chávez
Angélica María Sepúlveda Mancilla
Aníbal Navarrete Oyarce
Anita Gossenns
Antonio Alejandro Matta Gómez
Antonio Segovia Arancibia
Arnaldo Murúa G-H
Artuto Morales Venegas CMF
Beatriz Rahmer Pavez
Benito Baranda Ferrán
Bernardita Briones Maira
Bernardita León Délano
Bernardita Paz Riesco Binimelis
Bernardita Pizarro Guerrero
Bernardita Zambrano Chávez RSCJ
Brad Andrew Mills
Braulio Ariel Contador Peña
Braulio Jeldres Zenteno
Camilo Mazuela Briceño
Carina Alarcón Oyarzo
Carlos Cruz Vidal
Carlos Eduardo Pinuer Hernández
Carlos Enrique Alcantara Aguilera
Carlos Ignacio Parraguez Decker
Carlos Núñez Aranda
Carlos Silva Alliende
Carlota Olavarría Ríos
Carmen Lagos Dittborn
Carmen Larraín Ibáñez
Carmen Luz Güemes Álvarez
Carmen Molina De Haro
Carmen Rubio M.
Carmen Verónica Henríquez Peña
Carol Crisosto Cádiz
Carolina Albornoz Garrido
Carolina Besoain Arrau
Carolina del Río M
Carolina Montiel Vilarnau
Carolina Mora Pizarro
Carolina Vargas Godoy
Catalina Brieba Melo
Catalina Correa Concha
Catalina Dupré Serrano
Catalina Fernández Carter
Catalina Irureta
Catalina Justiniano Peñafiel
Catalina Mora Lobos
Catalina Risso Rodríguez
Caterina Viterbo Porras
Catherine Curley
Catherine Fischer Mateluna
Cecilia Gabriela Bellotti
Cecilia Paredes Molina
Cecilia Ramírez Villarroel
César Barrientos Bahamonde
Cesar Bustos Lagos
Chantal Jouannet Valderrama
Christian Gajardo Beltrán
Christian Rodrigo Godoy Salfatte
Cladio Plaza Roblero
Claudia Alvarez Huitrayao
Claudia Alvarez Soto
Claudia Angélica Rozas González
Claudia Casanova Vera
Claudia González López
Claudia González Parra
Claudia Zamora Castillo
Claudio A. Oyarzo Vera
Claudio A. Pacheco S.
Claudio Antonio Gallardo Morales
Claudio Castro
Claudio Orrego Larraín
Claudio Seebach Speiser
Claudio Soto Ormazábal
Constanza Aguirre Fuenzalida
Constanza Caneo Robles
Constanza Cerda Schmith
Constanza Correa Mautz
Constanza Fernández Carter
Constanza Figueroa Hernández
Constanza Keitel Varas
Constanza Meliàn Torres
Constanza Mora Lobos
Constanza Soublette Marín
Consuelo Marín Pacheco
Consuelo Ruiz Caballero
Cristian Alejandro Buzeta Riquelme
Cristian Fuentes Maturana
Cristian Infante Gaete
Cristián Larroulet Philippi
Cristián Meneses Bustos SJ
Cristián Robertson De F
Cristian Rosales Carreño
Cristián Rucal Huañaco
Cristián Urrutia G.
Cristina Julio Maturana
Cristóbal Barros Jiménez
Danae Barrera Espinoza
Danae Fuentes Ferrera
Daniel Cano Christiny
Daniel Massardo Marchant
Daniel Stückrath Villegas
Daniela Andrea Poblete Hernández
Daniela Eroles
Daniela Gallardo
Daniela Vidal Sánchez
Danilo Frías Sáez
Dante Aguirre Bravo
Dante Galgani
Darío Oyarzún Hermosilla
David Niculcar Castillo
David Soto Gómez SJ
Diego Benítez SJ
Diego Calderón Ramírez
Diego García-Huidobro Munita
Diego I. Navarro Aguilar
Diego José Frías González
Diego Lagos Macias
Diego Navarrete Sordo
Donata Cairo Muscella Hermanita Donata de Jesús
Edda Bollmann Torres
Eduardo Arnouil Olavarría
Eduardo Castillo Marín
Eduardo Llanos Melussa
Eduardo López Cabello
Elena Bergen Rogel
Elena Nieto Soto
Eliana Santibáñez Viani
Eliana Ugalde Rozas
Elisa Ariztía Larraín
Elisabet Juanola Soria
Elizabeth Tiayna
Elsa del Buono
Emilia González Carmona
Enrique García Fernández
Enrique Infante Correa
Erik Matías Koleszar Sarotto
Ernesto Elgarrista Araya (CLM)
Esteban Briones Sindermann
Esteban Cardoza Sáez
Esteban Elórtegui Gómez
Estrella Gutierrez Valenzuela
Eugenio Duque Casellas
Eugenio Prado Muñoz
Federico Aguirre Romero
Federico Maragaño Casas
Fedora Tartakowsky Novoa
Felipe Andrés Rojas Vera
Felipe Azócar Simonet
Felipe Bañados Schwerter
Felipe Díaz Fadic
Felipe Gross Dempster
Felipe Mahaluf Pinto
Felipe Sandoval
Felipe Téllez Guzmán
Felipe Undurraga Vicuña
Félix Luis Martínez Núñez
Fernanda Mansilla Vargas
Fernando Alvear Sanhueza SJ
Fernando Araya Rodríguez
Fernando Castillo Velásco
Fernando Varas Vidal
Florencia Marín Pacheco
Florencia Saffirio Palma
Florencia Sienra Valle
Fr.Félix Fernández Rodríguez O.P.
Francisca Araya Varela
Francisca Donoso Montt
Francisca Morales
Francisca Veloso Zapata
Francisco Acevedo Rioseco
Francisco Cáceres
Francisco Fuenzalida Concha
Francisco Javier Meza Dabancens
Francisco Javier Pacheco Melo
Francisco Javier Sarmiento González
Francisco Javier Urrutia Urrutia
Francisco Jiménez Buendía SJ
Francisco Marcelino Rivera Abuin
Francisco Rivera Abuin
Francisco Ruiz Pincetti
Francisco Sandoval Acevedo
Francisco Tapia Ferrer
Gabriel del Río Artigas
Gabriel Gutiérrez Cofré
Gabriela Kreft Vega
Gastón González Parra
Gerhard Kruip
Germán Espinosa Molina
Germán Godoy Vicencio
Germán Méndez Mateluna SJ
Germán Villarroel Godoy
Gertrudis Payàs Puigarnau
Gilda Silvestro
Giselle García-Hjarles Villanueva
Gislaine Denise de Fátima Jouannet Valderrama
Gloria Mónica Silva Robledo
Gonzalo Arteaga Rozas
Gonzalo Carreño Nigro
Gonzalo Clemente Frei Toledo
Gonzalo Cowley
Gonzalo Enrique Reyes Contreras
Gonzalo Fuenzalida Riffo
Gonzalo Guerra Ceppi
Gonzalo Silva Merino S.J
Guido Boulanger OMI
Guido Flamey Van Puymbroeck
Guillermo Dominguez Lira
Guillermo Machala Rodriguez
Guillermo Marin Vargas
Guillermo Pickering de la Fuente
Horacio Rivera Besa
Hugo Tórtora Aravena
Ignacio Andrés Tobar Balcázar
Ignacio Barceló Carrillo
Ignacio Castro Ortega
Ignacio Cobo
Ignacio Elzo Vera
Ignacio Moncayo Reyes
Ignacio Pinto Cuevas
Ignacio Puebla Osorio
Ignacio Sellés Ortiz
Inés Cox Díaz
Irene Lépez García
Isabel Contrucci Hohlberg
Isabel Neira Délano
Jacqueline Del Carmen Escobar Fernández
Jaime Álvarez G.
Jaime Escobar M.
Jaime Muñoz Echard
Javier Cifuentes Ovalle
Javier Hernández Aracena
Javier Mahu Sinclair
Javier Mujica Carvajal
Javier Troyas Alfaro
Javiera Espínola Díaz
Javiera Léniz Martelli
Javiera Martinez
Javiera Pizarro Guerrero
Javiera Romero Rodríguez
Jean Carlo Ordenes Soto
Jennifer Adaros Villegas
Jerko Huerta Keitel
Jessica Contreras Asencio
Jessica Salinas Santis
Jesús Herreros Vivar
Joana Lecaros
Joaquín Alberto Mantelli de la Fuente
Joaquín Blaya Sahli
Joaquín Fuenzalida Concha
Joaquín García Valencia
Joaquín Walker Martínez
Jocelyn Rodríguez Caballero
John Hitchman
Jorge Alberto Rivera Salinas
Jorge Alvarez Eugenin CLM
Jorge Costadoat Carrasco SJ
Jorge Enrique Brach Sánchez
Jorge Enrique Flores Negrón
Jorge Muñoz Arévalo SJ
Jorge Ossa Valenzuela
Jorge Radic Henrici
José Aldunate SJ
José Becerra
José Cristóbal Gutiérrez Domínguez
José Ignacio Díaz Fernández
José Ignacio Maritano González
José Ignacio Núñez Leiva
José Ignacio Yáñez Etcheberry
José Joaquín Rodríguez del Real
José Manuel Correa Duval
José María Cuervo-Arango González-Blanch
José María Jarry Herrera
José Miguel Morales Rojas
José Pablo Arellano Recabarren
Josefina Huneeus
Josefina Infante Valdivieso
Josefina Orrego Herrera
Josefina Puga Puga
Juan Alberto Castañeda Castañeda
Juan Carlos Navarrete M
Juan Cirstóbal García- Huidobro Munita SJ
Juan Covarrubias Zabala
Juan Cristóbal Pasini Carvallo SJ
Juan de Dios Oyarzún M.
Juan González Muñoz
Juan Guillermo Espinosa
Juan Ignacio Canales de la Jara
Juan Ignacio Latorre Riveros
Juan Ignacio Pumarino Rodríguez
Juan Ignacio Silva Domínguez
Juan Luis Jofré Ossa
Juan Manuel Olivares Muñoz
Juan Pablo Baraona Reyes
Juan Pablo Cortés Hecherdorsf
Juan Pablo Moyano Perez SJ
Juan Pablo Ramaciotti Morales
Juan Pablo Zamora Iturra
Juan Subercaseaux Amenábar
Juana Truel Bressoud
Juanny Hernández Contreras
Judith Schönsteiner
Julio Bascuñan
Julio Cifuentes Fernández
Julio Gálvez Pacheco
Julio Goffard Molina
Julio Güemes Bañado
Julio Silva Solar
Justino Gómez de Benito
Karen Illanes Barra
Karima Yarmuch García
Karin Andrea Krûger Vargas
Karin Blake Rasmussen
Karin Kosiel Leiva
Karla Cereceda Puyol
Karoline Mayer H.
Katerin Pino Garrido
Kenzo Javier Asahi Kodama
Larry Garate
Laura Isidora Tupper Satt
Lea Rodríguez Chiffelle
Leonor Paz Méndez Mateluna
Liliana Escobar Rojas
Lina María Inés Tudela Poblete
Livia Valdovinos Jeldes
Ljubica Vrsalovic Oyarzo
Lorena Contreras Yévenes
Lorena Expósito Opazo
Loreto Andrea León Soto - Hnas de la providencia
Loreto Ditzel Lacoa
Loreto Molina Martínez 
Loreto Pizarro Guerrero
Loreto Swinburn Valverde
Lucia de Mattos Formoso
Luciano Andrés González Llanos
Luciano Rupin Fesselier
Lucy Dempster Pooley
Luis Aburto Lafourcade
Luis Alberto Izquierdo Cáceres
Luis Andrés Gumucio
Luis Antonio Hidalgo Sepúlveda
Luis Doggenweiler Irribarra
Luis Eduardo Márquez Matus
Luis Felipe Merino de la Sotta
Luis García-Huidobro Andrews SJ
Luis Martínez Guenuman
Luz Cecilia Soto
M. de los Angeles Calleja D.
M. Pía Lira M.
Mª Isabel Parraguez
Mabel Carmen Pérez Fernández
Macarena Huaiquimilla Paredes
Macarena Medina Gullé
Macarena Meneses Echevarrieta
Macarena Silva Energici
Macarena Sofía Sanhueza Céspedes
Magdalena del Rio Covarrubias
Magdalena Martínez Ortiz de Taranco
Magdalena Rojas Wettig
Magdalena Soffia Contrucci
Magdalena Troncoso del Río
Magdalena Zarhi Gallo
Maite Zubia
Manuel Arredondo Bravo
Manuel González Larrondo
Manuel Gutiérrez
Manuel Matta Aylwin
Manuel Rozas Andreu
Manuel Sandoval Vera
Manuel Santamaría Belda
Manuel Tomás Torres Sahli
Mara Sánchez Román
Marcela Eugenia Galarce Vargas
Marcela Fernanda Silva Barros
Marcela Gaete Celis
Marcela Gallardo Sánchez
Marcela Lincoqueo Ankamilla
Marcela Manzanares Vargas
Marcela Pavón Ayala
Marcela Quezada Vio
Marcela Sepúlveda
Marcelo Andrés Solis Vilches
Marcelo Castañón Quiroz.
Marcelo Eduardo Vivar Aguila
Marcelo Gross Fuentes
Marcelo Oñederra Martínez SJ
Marcelo Salgado
Marcelo SanMartín
Marcelo Sigoña Igor
Marcos Maricoy Carimán
Margarita Sprovera Aranda
Margot Rogers Casanueva
María Belén La Rivera Llombart
María Belén Tapia de la Fuente
María Boizard Urrutia
María Clara Bravo Collado
María Clara Vial Solar
María de los Angeles Ibañez Browne
María de los Angeles Castro González
María del Pilar Cordero Fernández
María del Pilar Segovia Lastarria
María del Pilar Wiegand Cruz
María Elena Contreras Armijo
María Elisa Romo
María Eugenia Hernández Chávez
María Eugenia Pulido Labra
María Eugenia Rippes Salas
Maria Eugenia Valdés Ossa RSCJ
María Fernanda Soto Lizama
María Gabriela Badilla Maldonado
María Gandolfo G
María Gloria Cornejo García
María Gloria Solís de Ovando Ibarra
María Graciela Jofré
María Ignacia Arteaga Pérez
María Inés Gil Tarán
María Inés Vivanco Giesen
María Jesús Martínez
María José Destuet González
María José Lira Prado
María José López Llantén
María José Mora Pizarro
María José Pantoja Morales
María José Schultz Montalbetti
María Josefina Bilbao Mendezona
María Luisa García Huidobro Ochagavía
María Luisa Vicuña
Maria Montt Strabucchi
María Oriana Diaspro Higuera
María Paz Abalos Barros
María Paz Ferrando Fuentes
María Paz González Parrao
María Paz González Rogers
María Paz López Benavides
María Paz Medeiros Urzúa
María Paz Monsalve Manríquez
María Pía Droguett Santander
María Pía Méndez Mateluna
María Pía Sandoval Precht
María Pía Sandoval Precht
María Soledad Del Villar Tagle, novicia aci
María Teresa Andrade Nitor
María Teresa Gallardo Alvear
María Teresa Melo Zañartu
María Teresa Villafrade
María Veronica Robert Montenegro
María Ximena Aguayo R.
Mariana Dittborn
Marianela Núñez Díaz
Mariano Puga C.
Mario Cesar Carrasco Araya
Marisol León Cortés
Maritza Elizabeth Sandoval Jara
Maritza Pérez Guzmán
Marta Precht
Martín Oyarzún Reed
Matías Martorell Morales
Matías Rodríguez Maldonado
Mauricio Fernando Pinto Mercado
Mauricio Rojas Mujica
Maximiliano Andrés García González
Maximiliano Muñoz G.
Miguel Ángel Vásquez Espinoza
Miguel Carlos San Juan Castro
Miguel Collado Yantén
Miguel Esteban Escanilla Oliva
Mike Danny van Treek Nilsson
Miriam Silva Higuera
Mirta Vargas Ojeda
Mónica Acuña
Mónica Celis
Mónica Echeverría
Mónica Esposito Segura
Mónica Forno Stingo
Mónica Jiménez de la Jara
Mónica Silva Rodríguez
Nanyadeth Carolina Vega Aguila
Natalia Belén Velásquez Rojas
Nataly Chamorro Martínez
Nelson Fuentes Contreras
Nelson Montaldo Lorca
Nicolás Azócar Rojel
Nicolás Cruz Correa
Nicolás del Canto Godoy
Nicolás Ignacio Aguilar Schoettge
Nicolás Oelckers SJ
Nicolás Zamorano Del Río
Nicole Ana Pérez Sánchez
Nicole Harvey Braun
Nicole Vásquez Donoso
Niniza Krstulovic Matte
Olga Acoltzin Vidal
Olga Larrazabal Saitua
Olivia Oyarzún Mendoza RSCJ
Oscar Avila Pardo SJ
Oscar González OMI
Oscar Jimenez Lazo SJ
Oscar Sánchez Varas
Osvaldo Artaza Barrios
Pablo Barrientos Saavedra
Pablo Castillo Arismendi
Pablo Cesar Zúñiga Zamorano
Pablo Contreras Gutiérrez
Pablo Enrique Flores Pineda
Pablo Esteban Vera Pérez
Pablo González González SJ
Pablo Jaime Vlastelica Vega
Pablo Matías Cea Campos
Pablo Morán Saavedra
Pablo Romero Buccicardi SJ
Pablo Roselló Reyes
Pablo Rupin Gutiérrez
Pablo Zordan H.
Pamela Canessa
Patricia Chávez Jiménez
Patricia Echenique Muzard
Patricia Lisboa Combettes
Patricia Lorenzini L.
Patricia Retamal M.
Patricia Torres Henríquez
Patricio Andrés Álvarez-Salamanca M.
Patricio Andrés Vergara Dartwig
Patricio Michaud Chacón
Patricio Negrete Figueroa
Paul Buchet Doffagne
Paul Endre Saavedra
Paula Errázuriz Arellano
Paula Guzmán Merino
Paula Margotta Meneses
Paula Montalvo
Paula Orieta Soto Calvo
Paulina Andrea Marshall de la Maza
Paulina Cossio Núñez
Paulina Henríquez Rivera
Paz G. Puentes Coll
Pedro Cáceres Maldonado
Pedro Emilio Pérez Cruz
Pedro Pablo Glatz Brahm
Pilar Navarro Betteley
Pilar Phillips Ureta
Pilar Ruiz Tagle Vergara
Pilar Santelices Artaza
Pilar Toro Labbé
Rafael Castro Meza
Rafael Del Campo Mullins
Rafael Echeverria Vidal
Rafael Venegas C.
Raquel Abad de las Heras
Raúl Amaya Rivera
Raúl Garcés Castro
Raúl Troncoso Keymer
Renzo Antonio Soto Tapia
Renzo Rondanelli Delpiano
Ricardo Hernán del Canto Muñoz
Ricardo Martínez Gamboa
Rita Cofré Guerra
Roberto Celedón F.
Roberto Ignacio Quiroga Valenzuela
Robinson Fuentes Lobos
Rocío Martínez Gutiérrez
Rocío Nieto Bazán
Rocío Nuche Salgado
Rodrigo Aguayo Beroiz SJ
Rodrigo Araya Herrera
Rodrigo Azócar Simonet
Rodrigo del Valle Martin
Rodrigo Díaz Montero
Rodrigo Robles Ardouin
Romina Bravo Briones
Ronald Güímenez S.
Rosa Vergara Marshall
Rosita Bezanilla V.
Rosita Fuenzalida de Toro
Roxana Campos Serey
Roxanna Elizabeth Bravo Martinez
Ruben Morgado Maiza sj
Ruth Saavedra c.
Sabina Barona Zampieri
Sahira Bustos Rivero
Salvador O.Michaud
Samuel Vial Muñoz
Samuel Yáñez Artus
Sandra Margarita Cavieres Núñez RSCJ
Sandra Martínez - Conde
Santiago Patricio Urcelay Vicente
Santiago Quer
Santiago Vicuña Fuenzalida
Sebastián Andrés Morales Ramo
Sebastián Castillo Ramos
Sebastián Correa Duval
Sebastián Godoy Restovic
Sebastián León Arriagada
Sebastián Lucas
Sebastián Marín Pacheco
Sebastian Mundaca Ovalle
Sebastián Vásquez
Serdjan Tomicic Hérnandez
Sergio Castillo
Sergio Fernando Bello Silva
Sergio Gutiérrez Cid
Sergio Guzmán Costabal
Sergio Guzman Lagos
Sergio Martinic
Silvana Castillo Parra
Simón Andrés Thiers Molina
Sofía Baranda Ferrán RSCJ
Sofía del Valle Trivelli
Sonia Bralic Escríbar
Susana Alvarado Araya
Susana Olmedo Salas
Susana Soto Gotschlich
Susana Tonda Mitri
Sybill Rogers Casanueva
Sylvia Carrasco
Sylvia Donoso Harasic
Sylvia Silva Campos
Tamara Borreguero Sanchidrian
Teresa Fontecilla Bascuñán
Teresa Montero Orphanopoulos
Teresa Winter
Thelma Suau Cubillos
Tirso Baltra San Martín
Tomás Hunneus Madge
Tomás Jordán Díaz
Tomás Monsalve Manríquez
Tomás Ojeda Güemes
Tomás Sanhueza U.
Tomás Vodanovic Escudero
Trinidad Blake Rasmussen
Trinidad Ruiz-Tagle Panatt
Trinidad Vidal del Valle
Ulises Sanhueza Soto
Valentina Insulza Court
Valentina Isabel Herrera Ovalle
Valentina Latorre Rincón
Valentina Ohlsen Alamos
Valentina Olmos Salvo
Valentina Rosas
Valeria Borroni Alvarez
Vanessa Nicole Ovalle Pacheco
Verónica Arriagada Elzo
Verónica Cano Christiny
Verónica Christiny Mujica
Verónica Lagos
Verónica Soledad Farías Cornejo
Vicente Sota Barros
Víctor Lagos Ossandón
Víctor  Irribarra  Donoso
Victoria Ossandón Cabrera
Violeta Martínez Soto
Violeta Soledad Meyer Romero
Viviana Barrientos Cárcamo
Viviana Bobadilla Reyes
Viviana Guzmán G.
Ximena Nagel V.
Yeri Tamara Contreras Henríquez
Yoselin Cárcamo Torres


28 comentarios:

  1. El mayor escándalo de la Iglesia es reducir el mensaje evangélico a terrenos en que la alta burguesía no se vea muy afectada. Pero las cosas caen por su propio peso.

    ResponderEliminar
  2. Me quiero suscribir a dicho comunicados cómo o hago?

    ResponderEliminar
  3. Me gustó la carta, pero creo que la iglesia católica es la que más ha buscado acercarse a las otras iglesias.
    Tampoco creo que el uso del condón nos haga más libres y responsables.
    Saludos,
    Fernando

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con el texto. Lo suscribo

    ResponderEliminar
  5. Interesante el punto de Fernando... creo que lo comparto.

    ResponderEliminar
  6. Una carta de sentidos humanitarios globalizados por la sociedad actual pero lejana en algunos aspectos intrinsecos del Evangelio mismo

    ResponderEliminar
  7. Siempre es bueno hacer una declaración de intenciones y más en un momento como este, que es muy fácil perder la fe...sólo la fe en un ser superior nos permite explicarnos al final del día porque pasan las cosas.... y seguir adelante cuando muchos solo esperan una oportunidad para golpear al caído... no mal interpreten mis palabras a los abusadores se les debe perseguir y aplicar la más fuerte de las penas, ya que no solo daña a uno sino que a muchos otros en la cadena que forja... no puedo adherir a su carta aunque creo en varios puntos propuestos, pero estas cartas y su consiguiente la aplicación de los principios escritos es un muy comienzo.

    ResponderEliminar
  8. Comparto el diagnóstico (los desafíos) pero no veo claridad en mostrar a los responsables de estas situaciones. Los caminos de sanación, sin duda generosos y bien intencionados, en algún punto se cruzarán con esos responsables y en ese momento se perderá todo el esfuerzo, la esperanza y la fe. Así ha sido y así seguirá siendo mientras no se identifique a los que mantienen el statu quo. Prefiero el "realismo pragmático"

    ResponderEliminar
  9. Esta es la Iglesia de Jesús que me interpela.
    Después de 30 años de haber renegado de mi fe, hace apenas dos años me reencontré con esta Iglesia de Jesús, pobre, sencilla, solidaria,radical. Una Iglesia viva,ajena a los circuitos de poder y a la farándula. Después de 30 años, reconocí la Iglesia de Jesús en la comunidad cristiana de La Legua, allí donde Jesús muere y resucita cada día, en medio de una pobreza que no da tregua, de balaceras ensordecedoras y de una solidaridad porfiada que no se rinde.
    Que se caiga todo lo que tenga que caerse, porque la iglesia de Jesús, que El comanda, es indestructible. La verdad nos hará libres. Nada que temer. Nada que temer, por el contrario, bendita esperanza.

    ResponderEliminar
  10. La unica clave, para mantener la FE viva es que el centro de la Iglesia sea JESUS CRISTO y a la luz de su palabra la BIBLIA nunca esta iglesia tropezará ni le ocurrirá como a la catolica que se desvío,y terminó apostatando introduciendo otras creencia en su seno mas el pecado y la desobediencia al DIOS unico y trino, SOLO SU PALABRA LLEVARÁ A SU IGLESIA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS

    ResponderEliminar
  11. Adhiero, feliz por la esperanza de una Iglesia mas santa y humilde.
    Alvaro Acevedo Rojas

    ResponderEliminar
  12. Primero muchas gracias por la iniciativa. Son necesarios estos signos para crecer y madurar en nuestra vocacion de laicos desde dentro, sintiendo dolor por tanta infidelidad. Solo una frase creo que no refleja el sentir.La del punto n° 9. Creo que debiera decir en vez de "comodos"..."en la que nos sintamos acogidos"...el cristiano no esta llamado a "sentirse comodo"..sino desafiado, incomodo!!!..pero se entiende la propuesta...
    Adhiero, conla esperanza y el deseo de nuestra conversion que es don y tarea, la misma a la que nos invitaron nuestros Pastores en Aparecida

    Fraternalmente
    Jessica Contreras Asencio

    ResponderEliminar
  13. Adhiero y quiero construir, pero desde el amor y no el miedo.. sueño con un nuevo Concilio Vaticano..nos estamos cayendo a pedazos..
    Claudia Zamora Castillo

    ResponderEliminar
  14. Amig@s:

    Toda persona que desee adherir, por favor enviar un mail a iglesiaentretodos@gmail.com, señalándolo y firmado con su nombre y dos apellidos. Además, se agradece toda difución de esta carta. Muchas gracias!! ya somo 280 adherentes!

    30 de marzo, 10.00 am.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por esta iniciativa compañeros. Por ser iglesia comprometida, por hacer de la iglesia la casa de todos.

    Un abrazo y mucho ánimo y suerte en la construcción de este movimiento laical

    ResponderEliminar
  16. Creo que es interesante la carta, pero veo que también adolece de algunos errores, como lo que bien señalo Fernando el 28 de Marzo, sobre el acercamiento a otras religiones.

    Quizás suscribiría la carta en muchos aspectos, pero hay otros que me dejan algunas dudas, así que por ahora la miro con interés, pero prefiero ver como se desarrolla esto y hacia donde apunta en sus hechos, antes de suscribirla.

    Por ahora les dejo una pregunta ... ¿cual es su posición frente al aborto?.

    Un saludo cordial en Cristo

    ResponderEliminar
  17. Cristian:
    Si nuestra postura es de respetar la dignidad de todo ser humano y de combatir toda injusticia según los valores del Evangelio ¿cómo despreciar, por el motivo que sea, el valor de una vida humana?
    El aborto nunca será la solución. Apostamos a trabajar por la superación de las posturas ideológicas y las condiciones sociales que quieren imponer la muerte de un ser humano como solución para algo.
    No basta con decir que estamos en contra del aborto y quedarnos cruzados de brazos frente a las situaciones que pueden conducir a alguien a tomar esa decisión. Nuestra tarea como cristianos debe ir más allá que leer proclamas, al núcleo mismo de los problemas que despersonalizan al ser humano y hacen que se valore menos la vida humana.
    Caminemos juntos en esa dirección. Firmando o sin firmar :)
    La Paz contigo!

    ResponderEliminar
  18. Si bien la carta tiene un trasfondo cristiano, me sumo a Fernando y a Cristian cuando agregan que tiene algunos errores que de hecho van contra la Iglesia. El primero de todo es el "agradecimiento a la ciencia", que en otras palabras es el uso de anticonceptivos y preservativos. Con respecto al divorcio y la homosexualidad si bien estoy de acuerdo con que se debe acoger a las personas y jamás condenarlas, si se debe condenar el acto y llamar a la penitencia y al arrepentimiento, pues son actos que atacan directamente a la familia y al amor entre un hombre y una mujer, por eso creo que la Iglesia debe no solo acoger, sino marcar las pautas claras de que es lo correcto y lo que no. Ojalá se aclaren estos puntos ya que veo que incluso sacerdotes se unen a esta carta que tiene algunos puntos de roces con lo que nos enseña el Papa.

    ResponderEliminar
  19. Invito y deseo que todos y todas podamos dialogar más en la iglesia, sin desautorizar a nadie que tenga algo para decir, algo para aportar.
    Mas participación de laicos.
    Mas cristianos y cristianas con deseos de construir una iglesia de la justicia, la verdad, el bien, el amor, la compasión. Dios quiera que entre estos cristianos haya muchos laicos, sacerdotes, obispos, varones y mujeres. Esta es la Iglesia de Jesús.
    Esa iglesia viene marchando desde el primer jueves santo y no tardará mucho en manifestarse nueva.
    Animémonos en la participación y en la lucha.

    ResponderEliminar
  20. Me alegro por lo expresado en la carta... al parecer estamos dejando que sople el Espíritu de Dios... sin embargo, se podría repensar la palabra "democrática" al referirse a una Iglesia mas ideal. Si bien, estamos todos de acuerdo en ser y hacer iglesia entendida como pueblo de Dios, pero eso no quiere decir que tenga que ser una democracia...

    ResponderEliminar
  21. LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA, DEBEN ORIENTAR LOS OBJETIVOS DEL CURRÍCULO ESCOLAR LAICO, A FIN DE ALCANZAR LA SUPRA HUMANIDAD. La relación entre la fe y la razón, la religión, la ciencia y la educación, se enmarca en el fenómeno espiritual de la trasformación humana abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana: conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.). La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el currículo y la metodología de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido a que la mitología del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar
  22. En primer lugar quiero felicitar a los hermanos que han tenido la iniciativa de redactar y difundir esta carta, me parece un paso importante para lograr una mayor participación de los laicos al servicio de nuestra querida Iglesia.

    A modo de sugerencia, les propondría que, además de poner quién la emite, sería bueno informar a quién va dirigida, porque hay puntos que parecen dirigidos a la élite política, como el referido a la calidad en la educación, otros a nosotros mismos, como el llamado a gozar de la comunidad, y otros a los clérigos, como una Iglesia más democrática.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias por la iniciativa, si bien es cierto, puede haber interpretaciones divergentes con respecto a algunos conceptos de esta carta, no es menos cierto que esos puntos pueden ser complementados y mejorados.
    Pero básicamente, esa es la Iglesia por la cual estoy, y la que debemos propagar con nuestra vida

    Saludos
    y cuenten con una firma más ...

    ResponderEliminar
  24. En mi opinión una carta con palabras desfortunadas hacia nuestros pastores y diversos temas.
    Veo que esto nace no sólo de una desinformación tremenda de estos laicos, que buscan más participación en la Iglesia y "acabar con la jerarquía", sino que de una rabia o sentimiento contenido, que han expresado de muy mala manera.
    Los laicos ya desde el Concilio Vaticano II, y en América Latina desde las Conferencias Episcopales de Puebla y Aparecida hemos sido plenamente integrados en el ámbito Eclesial, pero en conjunto a nuestros sacerdotes, diáconos, obispos y autoridades, por lo que es un tanto injusto tomarse una atribución de escribir una carta sólo desde el punto de los laicos. Los laicos tenemos muchísimo que decir, pero tenemos que hablar junto a nuestros hermanos ordenados, no solos. Creo que la integración en la que debemos trabajar, no debe mirarse desde la individualidad de laicos, sino desde la Comunidad de Iglesia.
    Una carta que se nota no ha tenido ningún acompañamiento espiritual sacerdotal. Una carta que está remando para el otro lado en un año de "Misión Joven" donde queremos todos trabajar juntos, donde nos estamos todos: sacerdotes, diáconos, laicos comprometidos, obispos y hasta el mismo Arzobispo sacándonos la mugre para que esto resulte y el mensaje de Cristo llegue a más personas, para que ellos puedan sentir el gozo que nosotros sentimos por conocerle.
    En un año donde todos (LAICOS, sacerdotes, obispos, diáconos, etc) estamos sacándonos la mugre por llevar a cabo una Misión Joven, donde más gente conozca el gozo de tener a Cristo en sus corazones, esta carta, que ya ha tenido tribuna en The Clinic, lo único que hace es remar hacia el otro lado.

    ResponderEliminar
  25. Concuerdo con Mane Pinares, además, claramente quienes escriben esta carta no tienen idea del trabajo que realiza la Iglesia (que somos todos), de lo que ha hecho Monseñor Ezzati, del acercamiento con las otras Iglesias en asuntos como el AVP; por otra parte la Iglesia JAMAS ha rechazado a los homosexuales, eso siempre se ha dejado claro, lo que la iglesia condena es el acto homosexual en si mismo y NO a la persona, condena y condenará siempre todo lo que atente contra la familia, la vida y la dignidad humana... y si para ustedes, valerse de anticonceptivos y condones es algo de lo que "agradecen a la ciencia" es porque tampoco tienen la más MINIMA IDEA de lo que es el cuerpo humano, ni del concepto que tenemos sobre el acto sexual.

    Si fueran realmente Católicos, no estarían escribiendo cosas que atentan directamente con los principios del Cristianismo y de la fe católica.

    Simplemente una pena que hayan laicos, que completamente MAL INFORMADOS y POCO FORMADOS, se tomen la atribución de escribir en nombre del resto de los laicos, fieles y concientes de nuestra FE e Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contundente, me uno PLENAMENTE a lo que dice Dani.

      Eliminar
  26. En el punto nº 9 no hay alusión así como no lo hay en ninguna parte de la carta petitorio (a modo de pliego de sindicato marxistoide) Al trato con las comunidades que profesan el catolicismo tradicional católico, a quienes no se da cabida en casi ninguna diócesis y parroquia del país. Me parece interesante el ver como nuestros "HERMANOS DE RELIGION" abogan por el entendimiento incluso con los ateos mientras constatamos que nadie repara en denunciar y correjir la verdadera persecución que hay en Chile en contra de todo aquel sacerdote, seminarista, clérigo, religioso(a), y laico(a) que muestre simpatía o atracción por lo que El motu proprio summorum pontificum ( http://www.zenit.org/rssspanish-24246 ) y la posterior carta Apostólica Universae Ecclesiae de S.S. Benedicto XVI ( http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/letters/2007/documents/hf_ben-xvi_let_20070707_lettera-vescovi_sp.html) a llamado MODO EXTRAORDINARIO DE LA LITURGIA, estableciendo las directrices vaticanas para el reestablecimiento de la misa tridentina a saber la misa en latín, conocida como Tridentina y a todos los rituales bimilenarios previos al concilio vaticano II, en todas las parroquia en donde grupos organizados de fieles no necesariamente parroquianos lo soliciten, el parroco debe de acceder a la celebración en ese modo y de estar impedido el párroco (por no conocerlo, el modo del rito), el ordinario del lugar esta obligado a designar sacerdote y medios, si no pudiese, debe de informar a Roma del inconveniente y -roma puede designar a algún sacerdote para los oficios extraordinarios del rito.

    ResponderEliminar
  27. Frustrante e indignante es constatar como sucesivamente los Arzobispos de santiago han rechazado a cuanto instituto y congregacion tradicional se ha querido instalar en Santiago. Mismo rechazo acaecido en las demás diócesis, a modo de ejemplo: mons Errazuriz rechazo a la Faretrnidad San Pedro y al Instituto del Buen Pastor,(el IBP fue rechazado en Santiago, La Serena, Valparaiso, San Bernardo y Conecpcion)... siendo el R.P. Rafael Navas (sacerdote colombiano nacionalizado chileno y superior para sud america del IBP, incardinado en francia y con residencia, oratorio y feligresia en la arquidiócesis de Santiago, a fines del año próximo pasado expulsado de la diociséis por el mismísimo Monseñor Ezatti, Arzobispo de Santiago y ex obispo de Concepción, (quien ya le había prohibido años antes la entrada a la diócesis de concepción y quien puso un sin fin de trabas al establecimiento del grupo litúrgico que redundo en la posterior fundación de la asociación litúrgica Una Voce Concepción dependiente de la Foederatio Internationalis Una Voce http://www.fiuv.org/news.html ) Mons Ezzati al comunicar pesonal y varvalmente la expulsion al R.p. nvas, junto a su secretario, esgrimio el argumento de que "tenia la obligacion de culminar lo que su predecesor había iniciado", esto es el sepultar definitivamente las pretenciones de existencia en Chile de alguna instancia de expancion del "Fenomeno de la tradicion" (que a nivel mundial no haec mas que crecer en fieles y sacerdotes) me refiero a un Isntituto de derecho pontificio, fundado a instncias del Santo Padre Benedicto XVI. Quiero destacar que Mons Ezzati, justifico su visita y regalos al R.p. F. karadima diciendo que debía de hacer como Cristo.
    Me pregunto yo. ¿al expulsar al R.p Navas de la diócesis como quien esta actuando...como judas? ...en fin, el ema da para mucho mas, solo queria que alguien mas se enterase de estas desgraciadas actitudes, las que los redactores de la sindicatera carta obviamente no toman en cuenta,SIC....judíos, cristianos evangélicos pentecostales, luteranos, musulmanes, protestantes, budistas, etc. Y también con quienes se declaran ateos o agnósticos. Es necesario profundizar el diálogo y la acogida mutua, con más cariño y apertura -sin excluir a nadie- para construir juntos una sociedad en la que todos nos sintamos cómodos, representados de alguna forma y donde nadie se imponga mediante el poder o la fuerza.Y LOS HERMANOS CATÓLICOS TRADICIONALES o de modo extraordinario como nos bautizara el Santo Padre Benedicto XVI???????????????

    ResponderEliminar